El CERMI subraya los déficits que aún persisten en materia de derechos humanos para las personas con discapacidad

El Comité de Representantes de personas con Discapacidad (CERMI) subrayó los déficits que aún persisten en materia de derechos humanos para las personas con discapacidad, que se enfrentan a graves quiebras de su igualdad, su participación e inclusión sociales.

Así lo pusieron de manifiesto los activistas y personas expertas en la temática de derechos humanos en el encuentro que Cermi celebró hoy, de manera híbrida, en la agencia de noticias Servimedia, en el marco de la celebración de los 75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El diálogo, que fue moderado por director general de Servimedia, José Manuel González Huesa, se centró en reflexionar en torno a los cinco retos pendientes para las personas con discapacidad.

En el diálogo participaron la fiscal de la Unidad de Discapacidad y Mayores de la fiscalía general del Estado, Avelina Alía; la coordinadora de la Fundación Cermi Mujeres, Isabel Caballero Pérez; el director-gerente de Down España, Agustín Matía; el asesor de derechos humanos y discapacidad de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Facundo Chávez Penillas; y la activista por los derechos de las mujeres con discapacidad y vocal de la junta directiva de Plena Inclusión Cristina Paredero.

La fiscal de la Unidad de Discapacidad y Mayores de la fiscalía general del Estado defendió el derecho de acceso a la justicia, ya que es consagrado en el artículo 10 de la Declaración Universal como un derecho y no una prerrogativa, que permite la exigibilidad de los derechos y es fundamental para garantizar el pleno disfrute del derecho a vivir de forma independiente en la comunidad.

Igualdad es la palabra clave, expresó Alía. “Sin acceso a la justicia no se puede garantizar el derecho a la tutela judicial efectiva”, indicó la fiscal, quien recordó que sin ajustar el procedimiento no podrá haber “un acceso real a la justicia para las personas con discapacidad” y en este punto la figura del facilitador va a ser “fundamental”.

La coordinadora de la Fundación Cermi Mujeres reflexionó sobre las mujeres y niñas con discapacidad, y señaló que “el artículo 2 de la Declaración Universal establece que “toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”. “Se ha avanzado en la visibilidad de las mujeres y niñas con discapacidad, pero continúan estando discriminadas en muchas decisiones”, indicó Caballero.

Asimismo, el director-gerente de Down España abordó el derecho a la educación, que, “establecido en el artículo 26 de la Declaración Universal, conlleva una especial obligación para los Estados”, y señaló que “todo niño, niña y adolescente con discapacidad tiene el derecho a la educación inclusiva, en igualdad de oportunidades y con participación efectiva”.

Al respecto mostró su pesimismo ante este panorama. “Hay toda una trayectoria de trabajo pero la situación es triste, ya que no hay un avance hacia la educación inclusiva”, indicó Matía. “Hay una involución más que un avance en favor de la educación especial”, subrayó el director-gerente de Down España.

Por otro lado, el asesor de derechos humanos y discapacidad de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Facundo Chávez Penillas, trató los apoyos para la autonomía personal y la vida independiente de las personas con discapacidad, y manifestó que “desde un enfoque de derechos humanos es importante la promoción de la autonomía personal y el respeto al proyecto de vida de cada persona”. “Hoy existe un desafío para transformar el modelo de atención, apelando a la desinstitucionalización de las personas con discapacidad”, aseveró.

“Ahora es el momento para sentarse y reflexionar sobre lo mucho que hemos avanzado durante estos 75 años y ver el punto de partida que nos ha llevado aquí”, destacó el representante de la ONU, quien añadió que España está haciendo los deberes y ha avanzado mucho pero que todavía tiene cuestiones pendientes.

Finalmente, la activista por los derechos de las mujeres con discapacidad y vocal de la junta directiva de Plena Inclusión Cristina Paredero reflexionó sobre el derecho a la Igualdad y no discriminación, y señaló que, “tal y como se establece en el en el artículo 1 de la Declaración Universal, “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Paredero apoyó las palabras de la coordinadora de Cermi Mujeres destacando las situaciones de violencia a la que se ven sometidas mujeres y niñas con discapacidad y que “puede ser de muchos tipos: institucional, política, emociona, etc.”. Al respecto, indicó que no hay que olvidar que no todas las personas con discapacidad son iguales y cada una necesita un tipo de apoyo, lo que ilustró con su experiencia como persona con autismo estudiando en la universidad y cómo ha tenido que adaptarse.

Para la realización de este diálogo el Cermi ha contado con la ayuda económica del Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, dentro de su línea de financiación al tercer sector 'Por Solidaridad – Otros fines de interés social'.

Más en Actualidad