Europa

Pobreza energética y discapacidad: la situación de las mujeres con discapacidad


El CERMI reivindica la extensión del bono social eléctrico para las personas con discapacidad en riesgo de exclusión social. Esta cuestión fue abordada en profundidad durante la mesa redonda organizada por el CERMI en el marco de la convocatoria de programas ‘Hablamos de Europa’, iniciativa financiada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
Detalle de una bombilla del revés a través de la que se ve el sol
Detalle de una bombilla del rev�s a trav�s de la que se ve el sol

Detalle de una bombilla del revés a través de la que se ve el sol Según los últimos datos disponibles un 11% de la población de nuestro país reconoce no poder mantener su hogar a una temperatura ambiente adecuada por falta de recursos económicos. Entre los sectores de población en mayor riesgo de exclusión se encuentran las personas con discapacidad, con menor acceso a fuentes de ingreso estables y que soportan un sobrecoste en su día a día debido a la falta de apoyos a la discapacidad, lo que aumenta significativamente el riesgo de pobreza.

 

Esta cuestión fue abordada en profundidad durante la mesa redonda organizada por CERMI en el marco de la convocatoria de programas ‘Hablamos de Europa’, iniciativa financiada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

 

En este contexto, la Secretaria de la Fundación CERMI Mujeres y irectora ejecutiva del CERMI, Pilar Villarino, hizo especial hincapié en la situación las mujeres con discapacidad, más expuestas a sufrir exclusión, puesto que la tónica general es que se produzca una clara feminización de la pobreza entre las personas con discapacidad, tendencia que se da igualmente en el resto de la población.  El hecho de que las tasas de actividad e inserción en el mercado laboral de las mujeres con discapacidad sean tan reducidas obstaculiza el camino hacia la superación de la pobreza. 

 

Asimismo, denunció que  la salud de las mujeres con discapacidad también se ve más afectada en los casos de pobreza energética lo que produce una merma en su autonomía personal.

 

Villarino exigió, además, que los estudios y registros oficiales sobre pobreza energética incluyan tanto indicadores de sexo como de discapacidad, que permita trazar una imagen fiel de la realidad español en la actualidad, tomando en consideración la situación específica de los hombres y mujeres con discapacidad. 

 

Por su parte, Paloma López Bermejo, eurodiputada de Izquierda Unida en la Comisión de Industria, Energía y Turismo del Parlamento Europeo, hizo hincapié en la importancia del trabajo que desde las instituciones comunitarias se está haciendo para aprobar la Estrategia Marco para una Unión Energética. A su juicio, en España existen problemas como el “elevado precio” de la factura de la electricidad, como sucede en la industria, “que es un 30% superior a la de países como Alemania”.

 

Asimismo, criticó el denominado ‘impuesto al sol’ aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy porque “penaliza a quienes consumen energía pero también la producen. Se debería potenciar esta forma alternativa de mercado”, para lo que en su opinión es preciso que se ayude a las personas interesadas a preparar sus edificios para instalar paneles solares.

 

Además, Paloma Bermejo hizo hincapié en la urgencia de potenciar las renovables, porque “pueden generar en Europa hasta 20 millones de empleos, y las personas con discapacidad deben beneficiarse de la creación de estos puestos de trabajo”.

 

Carmen Redondo, responsable del Área de Consumo de la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (Hispacoop), afirmó que la liberalización del mercado de la energía ha encarecido las tarifas y exigió que se establezcan medidas necesarias para garantizar el acceso a la energía de las personas que tengan dificultades para hacerlo.

 

Más en Actualidad