ASIA

Escalofriante informe de ‘Human Right Watch’ sobre la situación de las personas con discapacidad psicosocial en Indonesia


Según este informe, en Indonesia alrededor de 57.000 personas con discapacidad psicosocial han estado sometidas a “pasung”, es decir, encadenadas o confinadas en espacios reducidos al menos una vez en sus vidas. Los últimos datos disponibles sugieren que 18.800 personas viven actualmente sometidas a esta tortura. Las mujeres con discapacidad psicosocial reconocen que son frecuentemente víctimas de agresiones sexuales cometidas por el personal de los centros en los que viven recluidas.
Escalofriante informe de ‘Human Right Watch’ sobre la situación de las personas con discapacidad psicosocial en Indonesia
Escalofriante informe de �Human Right Watch� sobre la situaci�n de las personas con discapacidad psicosocial en Indonesia

Escalofriante informe de ‘Human Right Watch’ sobre la situación de las personas con discapacidad psicosocial en Indonesia‘Human Rights Watch’ acaba de hacer público el informe “Viviendo en el infierno. Abusos contra las personas con discapacidad psicosocial en Indonesia”. Este informe examina los abusos -incluyendo “pasung” - que las personas con discapacidad psicosocial sufren en la comunidad, los hospitales para personas con trastorno de la salud mental, y en otras instituciones indonesias. También hace referencia al problema del estigma, la detención arbitraria y prolongada, los tratamientos involuntarios y la violencia física y sexual. Asimismo examina las deficiencias del gobierno para hacer frente a estos graves problemas.

 

Aproximadamente la mitad de los hospitales, instituciones y centros de salud visitados por ‘Human Rights Watch’, el personal masculino puede entrar en las salas o secciones de las mujeres, incluso durante la noche, poniendo a las mujeres y las niñas con discapacidad en alto riesgo de sufrir agresiones sexuales. En los centros de salud, en particular, los hombres y las mujeres están encadenados unos al lado de otros. Según un testimonio recogido en este informe, una mujer con discapacidad que reside en un centro en Brebes, reconoció que: "cuando tomo una ducha, los hombres y el resto del personal me miran. Uno de los miembros del personal masculino tocó mi vagina esta mañana. Lo hacía sólo por diversión." ‘Human Rights Watch’ no encontró evidencia de que ningún miembro del personal del centro haya sido reprendido o haya tenido que hacer frente a acciones legales por violencia física o sexual.

 

En 2011 , Indonesia ratificó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, lo que garantiza la igualdad de derechos para todas las personas con discapacidad , incluyendo el derecho a la libertad ya la seguridad de la persona , y la protección contra la tortura y los malos tratos . Tres años más tarde, el Parlamento aprobó la Ley de Salud Mental, en parte para hacer frente a la situación de la salud mental grave y abusos contra las personas con discapacidad psicosocial.

 

Puedes acceder al informe en el siguiente enlace: https://goo.gl/5MTkSk

Más en Actualidad