CSW60

¿Cómo hacer realidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible para las mujeres y niñas con discapacidad?


Este evento fue organizado por ONU Mujeres y el Grupo de Apoyo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. El panel de expertas estuvo moderado por Daniela Bas, Directora de las Naciones Unidas para la Política Social y el Desarrollo (DSPD) y del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DESA).
¿Cómo hacer realidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible para las mujeres y niñas con discapacidad?

¿Cómo hacer realidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible para las mujeres y niñas con discapacidad?La primera en intervenir fue Esther Lungu, primera dama de Zambia, quien afirmó que para hacer realidad la Agenda 2030 en beneficio de las mujeres con discapacidad, es necesario poner en marcha políticas destinadas a la erradicación de la pobreza. Lungu hizo referencia a la difícil situación que vive la población residente en las zonas rurales de Zambia y muy especialmente las mujeres y niñas con discapacidad, debido a la falta de recursos. El estigma sigue siendo además un problema muy serio en este país africano. 

 

En palabras de Lungu “las niñas y los niños que nacen con una discapacidad siguen siendo escondidos por las familias, porque se consideran un castigo enviado al conjunto de la familia” Asimismo recalcó la importancia de abordar el complejo fenómeno de la violencia de género que afecta también a las mujeres con discapacidad de su país.  

 

Baroness Verma, miembro de la Cámara de los Lores del Reino Unido y Vicesecretaria de Estado para el Desarrollo Internacional y contra la Violencia contra las mujeres y niñas en el extranjero, señaló que en el mundo viven alrededor de mil millones de personas con algún tipo de discapacidad y por ello es imposible pensar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin tener en cuenta a este importante sector de la población, y en especial a las mujeres y niñas con discapacidad.

 

Entre los problemas más acuciantes se encuentra la pobreza y la violencia, y de manera muy concreta, la violencia sexual de la que son objeto las mujeres y niñas. Asimismo, Verma recordó que en casos de emergencias humanitarias deben articularse medidas de protección con el fin de que esta población no sea olvidada.      

   

Alexia Nanombe-Ncube, viceministra en materia de discapacidad de Namibia, expuso las dificultades que existen a la hora de concebir una política que incluya de manera trasversal en enfoque de la discapacidad y remarcó que son muchos los países que siguen incumpliendo sistemáticamente la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas. Esto es así, porque hablar de derechos de personas con discapacidad no significa para muchos gobiernos hablar de derechos humanos.

 

En Namibia se están realizando esfuerzos para tener presente la realidad de las mujeres y niñas con discapacidad a la hora de hacer efectivos los objetivos de la Agenda de desarrollo 2030. Eso pasa por la adopción de medidas destinadas a conseguir erradicar la estigmatización social de estas mujeres y niñas, así como por la aplicación de una estrategia de inclusión. 

 

 Rangita de Silva, profesora de derecho en la Universidad de Pensilvania (EE.UU), recordó las palabras del filósofo y economista Amartya Sen, para quien nada es más importante en el desarrollo que la agencia y el liderazgo de las mujeres. En este sentido, de Silva realizó una llamada a la acción no solamente en el ámbito de la política y la economía, sino también en la seguridad global y en la adopción de medidas para acabar con la violencia sexual contra las mujeres. 

 

Verónica Magar, coordinadora del equipo de género, equidad y derechos humanos de la Organización Mundial de la Salud, habló de las barreras específicas a las que tienen que enfrentarse las mujeres con discapacidad a la hora de ejercer su derecho a la salud y reivindicó la implantación de sistemas de sanitarios de calidad. Asimismo alertó de la inexistencia de registros oficiales que permitan conocer en muchos países del mundo cuál es la situación, no ya solo de las mujeres y niñas con discapacidad, sino de la población con discapacidad en general.  

  

Kathy Greenlee, subsecretaria de envejecimiento en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU, destacó el importante papel que juega la vida en la comunidad y la puesta a disposición de las mujeres con discapacidad de medidas de apoyo, dimensión ésta en la que el gobierno de su país está firmemente comprometido. Otro elemento clave señalado por Greenlee en su intervención fue el empoderamiento y el liderazgo, así como la toma en consideración de la experiencia de las propias mujeres con discapacidad.

 

Stephanie Ortoleva, fundadora y presidenta de la organización de mujeres con discapacidad ‘Women Enabled International’, denunció que los Objetivos de Desarrollo Sostenible no hacen una alusión directa a las mujeres y niñas con discapacidad y realizó un interesante diagnóstico de las mujeres con discapacidad, destacando la conculcación de sus derechos en todos los ámbitos: educación, empleo, salud, violencia de género, derechos sexuales y reproductivo, acceso a la justicia y protección en casos de conflicto y emergencias humanitarias. Asimismo informó que su organización está elaborando un informe acerca de las organizaciones sociales de mujeres con discapacidad que trabajan por sus derechos humanos en todo el mundo. 

 

Para Vanesa dos Santos, miembro de la junta directiva de ‘International Disability Alliance’ (IDA), los objetivos que han de perseguirse serían fundamentalmente la igualdad y la inclusión, a partir de la propia experiencia de años de trabajo de las organizaciones sociales de base. Asimismo, demandó que lo espacios de decisión deben ser ocupados por mujeres con discapacidad y para conseguirlo es necesario que estén empoderadas. 

Más en Internacional