Actualidad
Directrices para prestar servicios basados en derechos y con perspectiva de género para abordar la violencia basada en género y la salud y los derechos sexuales y reproductivos

Mujeres y jóvenes con discapacidad


Se trata de un trabajo iniciado, coordinado y desarrollado la Subdivisión de Género, Derechos Humanos y Cultura del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, con la colaboración de la Subdivisión de Género, Derechos Humanos y Cultura de UNFPA y de Women Enabled International (WEI).
Directrices para prestar servicios basados en derechos y con perspectiva de género para abordar la violencia basada en género y la salud y los derechos sexuales y reproductivos
Directrices para prestar servicios basados en derechos y con perspectiva de g?nero para abordar la violencia basada en g?nero y la salud y los derechos sexuales y reproductivos

Directrices para prestar servicios basados en derechos y con perspectiva de género para abordar la violencia basada en género y la salud y los derechos sexuales y reproductivosEsta herramienta tiene como objetivo proporcionar directrices prácticas y concretas para hacer que los servicios en materia de violencia basada en género y de derechos de salud sexual y reproductiva sean más inclusivos y accesibles para las mujeres y los jóvenes con discapacidad y así poder orientar las intervenciones de manera que satisfagan las necesidades específicas en cada caso.

 

El documento estructura los contenidos en tres bloques, uno centrado Directrices fundacionales para la acción y otros dos enfocados en los servicios en materia de violencia de género y los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos.

 

En el punto sobre Directrices fundacionales para la acción, se aborda en profundidad cuestiones relacionadas con la creación de un entorno legislativo y normativo propicio, el desarrollo, implementación y supervisión de programas y el análisis de entornos e instalaciones accesibles.

 

En materia de violencia de género, el documento profundiza en el tema de la prevención, en los servicios de salud para las mujeres con discapacidad víctimas o supervivientes de la violencia de género, en los servicios de justicia y vigilancia policial, en los servicios de rehabilitación, así como en los dispositivos en materia de violencia de género disponibles para aquellas mujeres y jóvenes con discapacidad en entornos institucionales y de fácil acceso para adolescentes. 

 

 Otras de las cuestiones en las que abundan estas directrices es la relativa a los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos, más específicamente en la información, productos y servicios de anticoncepción, en los servicios de salud materna y neonatal, en la educación e información sexuales integrales, en los servicios de información, pruebas y tratamiento para infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, en el acceso a otra información sobre salud y servicios para las mujeres y en la información y servicios de salud de fácil acceso para adolescentes y jóvenes.

Más en Internacional